¿Qué es eso del embarazo “psicológico”?

DSC_0364Embarazo psicológico. ¿Cómo, embarazo psicológico? ¿Realmente una perra puede manifestar un embarazo psicológico? La respuesta es simple. No, no puede. Puede, y hace, otra cosa parecida que después explicaré con más detalle. Pero me parece interesante aclarar conceptos para poner a cada cosa en su sitio y evitar malas interpretaciones.

Un embarazo psicológico solo puede ser una entidad humana. Y de la que yo como veterinario no puedo aclarar, ni debo porque quizá meteré la pata, pero que sí puedo interpretar. Podemos decir que un embarazo psicológico en una situación en la que una chica, que quiere quedar embarazada con tanta intensidad y no lo consigue, que empieza a generar sintomatología propia del embarazo (Vómitos, malestar, desarrollo mamario, o lo que sea que tengan las chicas cuando gestan). Es decir, estamos hablando de una situación de ansiedad que genera (Somatiza, que dirían los expertos) signos de embarazo en quien no lo presenta.

Pero una perra seguramente no siente ansiedad por quedar preñada. Para una perra tener descendencia o no seguramente le da lo mismo.

Y entonces ¿Qué es lo que vemos frecuentemente en nuestras perras?

Lo que vemos es una maravilla de la naturaleza, propia de la especie canina. Los caninos gregarios (es decir, que viven en comunidad con otros de su especie) tienen una particularidad que les permite aumentar las posibilidades de que una camada de cachorros salga adelante.

Lo primero que me parece interesante es hablar un poco de hormonas. Hormonas. Sustancias que hacen cosas en el organismo. En el caso que estamos hablado las que más nos interesan son dos: la progesterona (Que viene de “Pro”: algo así como promover, procurar… “gest”: que nos dice algo de la gestación…y “erona”: que nos dice que estamos hablando de una hormona. Es decir, Progesterona significa básicamente: hormona que promueve la gestación.) y la prolactina (Que viene de “Pro”: lo mismo, promover, provocar… y de “lactina”: que viene de lácteo, leche…. Es decir: Promotora de la lactación). El tema es sencillo, sin progesterona no hay gestación. Y con prolactina hay leche.

¿Qué pasa en el resto de especies aparte de las perras?  Que la progesterona solo se produce en caso de que la hembra haya quedado gestante. Es decir, y visto desde el otro lado, si una hembra de cualquier especie menos la canina, está produciendo progesterona es porque está preñada.

¿Qué es lo que les pasa a las perras? Que dentro de su fisiología normal, producen progesterona tanto si están preñadas como si no. Es decir, que si tomamos una muestra de sangre de cualquier perra que acabe de pasar el celo y medimos si está produciendo progesterona la respuesta es SI. Hay progesterona. Pero puede estar preñada o no. Da lo mismo.

¿Y esto? ¿Para qué vale? Aquí viene la maravilla. Las perras, si viven en comunidad, suelen sincronizar los celos. Es decir, en poco tiempo entran en celo todas a la vez o en un periodo de tiempo muy cercano entre sí. Y todas producen progesterona después del celo, durante el mismo tiempo. Y evidentemente algunas parirán si quedaron preñadas. Pero las que no quedaron preñadas, bajo la influencia de la tan nombrada progesterona, se comportarán como si lo estuviesen. Y producirán prolactina. Y desarrollarán las mamas. Y producirán leche. Y lo harán a la vez que las que parieron. Y…podrán convertirse en cuidadoras de camadas si la madre natural, por una razón u otra, no se puede encargar de los neonatos.

Y este proceso lo pasan TODAS las perras después del celo. TODAS. Bien es cierto que la intensidad con la que les pasa es muy, muy individual. Y tenemos perras con manifestaciones muy exuberantes y otras a las que apenas se les nota. Pero, pasarles, les pasa a todas. Es parte de su fisiología normal. Son así.

En la próxima entrada hablaré de como manejaremos el asunto.

Un fuerte abrazo, como siempre, Leo

Comparte con tus amigos

Share to Google Plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *