Importancia de la socialización en cachorros

_DSC1181Como suele ser habitual en asuntos veterinarios tenemos tendencia a ponerle  nombre a todo. Y como no, hablamos de socialización. Pero ¿Qué es la socialización? Durante un par o tres de entradas al blog voy a tratar de trasmitir lo que para mí es uno de los momentos más importantes de la etapa de aprendizaje en la vida de un cachorro. Hablaremos de socialización no como un proceso continuo, que seguro que se da durante toda la vida de un individuo, sino como un momento muy puntual y corto de la vida y que va a sentar las bases del comportamiento de todo ser social.

La definición cruda es fácil. Es el periodo que va desde el momento en que un cachorro empieza a recibir información externa por medio de  sus sentidos (Aproximadamente a partir de las 3 semanas de vida) hasta el momento en que el cerebro es capaz de sentir miedo en toda su extensión (Aproximadamente hacia los 3 meses o 3 meses y medio). Esta definición y los tiempos que doy están sujetos a diferentes interpretaciones, a menudo solo de matices, pero en esencia la mayor parte de los autores se le acercan bastante.

Pero vamos por partes. Vuelvo a deciros que me parece un tema de tal importancia que quizá es mejor tratarlo largo y pausado pero claro.

El comportamiento final de un individuo, perro, gato o lo que sea, está definido por dos fuentes de información. La genética, que hace que un perro nunca será una jirafa y jamás se comportará como ella, y el aprendizaje, que viene del exterior y que dependerá completamente de lo que cada uno vaya asimilando del entorno.

Es decir, tenemos comportamientos innatos. Vienen con uno. En los genes. Y consiguen que hagamos cosas sin necesidad de haberlas aprendido. Un ejemplo claro es el instinto de mamar. Un cachorro mama porque lo trae en sus genes. No puede ser que tenga que aprender a hacerlo porque morirá antes de conseguirlo. Y lo hace. Y lo hace con suma eficacia.

Y comportamientos aprendidos. Que no vienen en la genética. Un ejemplo puede ser la reacción que pueda tener un cachorro al viajar en un coche. No está en sus genes. Y dependerá de las experiencias que adquiera o de lo que consigamos que aprenda.

Primero vamos a hablar un poco del miedo. El miedo es un mecanismo de protección que nos avisa cuando algo puede afectarnos de manera negativa. Es una sensación innata. Es decir, viene en la genética por lo que la tenemos todos y hace que miremos a los lados de una calle antes de cruzarla, o que miremos hacia donde se ha producido un ruido extraño, o que corramos si nos persigue un tigre. Pero tiene un peculiaridad muy especial. No se manifiesta en las primeras etapas de la vida. En el caso de los perros es prácticamente inexistente hasta los 2 meses de vida y va  apareciendo poco a poco hasta los 3 meses o 3 y medio, en que se expresa en toda su extensión. Es en este momento en que consideramos que acaba el periodo de socialización.

En pocas palabras, llamaremos periodo de socialización al tiempo que pasa entre que un cachorro empieza a percibir estímulos del exterior (Visuales, táctiles, auditivos, olorosos, etc) y desarrolla la sensación de miedo en plenitud. En semanas hablaremos de que aproximadamente empieza hacia las 3 semanas (Momento en que ya podemos decir que el cachorro tiene muchas capacidades visuales, olfativas, táctiles, olorosas, etc. y que además se puede corresponder con el momento en que suelen empezar a salirse de la madriguera con soltura) y acaba hacia las 12 o 14 semanas (Aparición del miedo).

De momento os dejo aquí. En la siguiente entrada profundizaré en la importancia de este periodo y los porqués de esta ausencia de miedo. Pretendo que las entrada no sean demasiado largas par evitar el aburrimiento de su lectura.

Un abrazo a todos, Leo

 

 

Comparte con tus amigos

Share to Google Plus

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *